La Dimensión Interior -- Un Portal hacia la Sabiduría de la Cabalá y el Jasidismo
Página
Principal
Conceptos Básicos de Cabalá Pensamiento 
Místico
Judío
Cabalá
y
Vida Moderna
Preguntas
y
Respuestas
Glosario
de
Términos
Audio Interior:
Melodias 
y Lecturas
El Mes de Tishrei

VIVIENDO CON EL TIEMPO

Tishrei y el Sefer Ietzirá

TEFILA DE NEILA CON EL TORSO DESNUDO

Iom Kipur: Una Mirada Jasídica

Relacionándonos con Dios en Elul Tishrei

5769: EL AÑO DE LOS KODASHIM

Meditación para las Festividades de Tishrei

Meditacion para Sucot 5770

Meditación para Sucot 5771

EL RIO REDENTOR DE LA TZEDAKÁ

SUCA Y MEZUZA

SIMJAT BEIT HASHOEVA EN IERUSHALAIM

Amor Mundano y Amor Enorme 5774 y El Miedo a la Muerte

Nigún para despertar Gran Misericordia en Rosh Hashaná

ghb

NIGUNIM PARA SUCOT CON PARTITURAS

Mensajes de bendición

5762

5764

5766

5767

5768

5769

5770

5773


Cabalá y Vida Moderna- Viviendo con el Tiempo

El Mes de Tishrei

Una Bendición para el Nuevo Año Judío 5767
del Rabino Itzjak Ginsburg

En el mes de la Miscericordia del año 5767
Por Providencia Divina, el próximo Rosh Hashaná, que sea para bendición, cae en Shabat.

El Rebe de Lubavitch resaltó repetidas veces en sus alocuciones que un año de estas características, donde por ende caen también en Shabat las festividades de Sucot y Sheminí Atzeret-Simjat Torá (de manera que "si se repite tres veces queda firme"), va a ser un año "shabatit", o sea impregnados sus días con el "espíritu" del Shabat.

El Rebe también destacó especialmente la dimensión de placer inherente a Shabat, con la seguridad y la esperanza de que un año shabatit sea rebosante de placer y satisfacción.

Pero esta coincidencia tiene otro significado también importante: dicen nuestros sabios que el Shabat es "un adelanto del Mundo por Venir", así que entonces también es un "año del Mundo por Venir".

Dicen nuestros sabios (y así lo decreta en las leyes judías del Ramban) que "los profetas sólo profetizaron acerca de los días del Mashíaj, pero el Mundo por Venir " ningún ojo ha visto fuera de Ti, Dios", ain lo raatá Elokim zulateja. Y he aquí que el año que comienza 5767 (tradicionalmente sin considerar los miles), tiene el valor numérico de ain lo raatá, "ningún ojo ha visto", insinuando que va a ser un "año del Mundo por Venir".

A pesar de que el Mundo por Venir está en el nivel superior y oculto de una profecía, como en el versículo de Isaías citado (64:4) "ningún ojo a visto a Dios fuera Ti, quien le dará [su recompensa] a quien lo espera", de todas maneras "a tres personas les dio Dios de probar en este mundo algo del Mundo por Venir y ellos son Abraham, Itzjak y Iakov. Abraham porque está escrito de él vakol, '[fue bendecido] en todo', de Itzjak está escrito mikol, '[he comido] de todo' y de Iakov kol, '[tengo] todo'".

Todos los judíos somos hijos de los patriarcas, y podemos y debemos decirnos "cuando serán mis actos como los de mis padres, Abraham, Itzjak y Iakov", por lo tanto todo judío es capaz de degustar del Mundo por Venir también en este mundo.

En general percibimos al Mundo por Venir como algo que se está acercando constantemente, pero los seres humanos no podemos verlo de manera palpable; sin embargo este nuevo año en especial necesitamos y por cierto podremos "probar algo del Mundo por Venir", incluso hasta al nivel de "ningún ojo ha visto".

Nuestro maestro el Baal Shem Tov nos enseñó la manera de transformar las palabras negativas en conceptos positivos. Siguiendo su sistema, podemos explicar ain lo raatá –"ojo no ha visto"- como el poder del ojo de ver el "no" y por lo tanto la expresión Elokim zulateja –"fuera de Ti, Dios", adquiere una nueva dimensión propia que hace que tengamos que interpretar el versículo de nuevo. Pasemos a explicarlo:

Elokim zulateja es retornar a la intención original de Hashem: ani amarti Elokim atem, "He dicho ustedes son Divinos", refiriéndose a quien tiene el mérito de rectificar su pecado en forma individual. También es así  con todos los judíos cuando el pueblo de Israel en general llega al nivel deseado, cuando llega al nivel de Elokim atem convirtiéndose en zulateja [lit. "tu compañero"], el compañero verdadero que deseó Hashem al crear el mundo.

¿Y cómo se llega al nivel excelso de "Elokim zulateja? El profeta Isaías dice en nuestro versículo iaasé lemejake lo, "[lo que Dios] hará para el que lo espera", para aquellos que esperan a Dios de una manera activa, ocupándose de profundizar en la jojmá elokit, la sabiduría Divina interior de la Torá, hasta que logran consustanciarse con sus secretos.

Por eso, los que esperan a Dios penetrando en el interior de la Torá y logran ser Elokim zulateja llegan al nivel de ain lo raatá, "ningún ojo vio", la visión del "no" con los ojos.

El Tania, el libro básico de jasidut, explica tres niveles ascendentes de meditación acerca de la Divinidad:

1.     cómo Dios "llena todos los mundos", memale kol halmin

2.     cómo rodea o "abarca todos los mundos", sobeb kol halmin

3.     cómo "todo frente a El es como si no existiera", culó kamia kelo jashiv.

Según estos tres grados de revelación, el primero se refiere a nuestro mundo físico donde se puede ver con el ojo de la mente del corazón la luz infinita que llena los mundos trayéndolos a la existencia, y hasta están las almas elevadas que logran verlo con ojo material; el segundo nivel se refiere a los días del Mashíaj cuando se llegará también a vislumbrar la luz infinita que rodea a los mundos, una luz más indirecta, todo abarcadora; pero en el Mundo por Venir se realizará la profecía de ain lo raatá, "ojo no vio", cuando el ojo llegará a ver el "no", la nada absoluta por encima de los niveles anteriores de luz infinita donde "todo lo que existe, frente a El es como si no existiera".

Cuanto más logramos acercarnos a Dios (kamia, estar frente a El), entonces vemos y sentimos de manera más intensa que " todo lo que existe, frente a El es como si no existiera".

Cuando finalizamos el año 5766, iesh amití, (el ser verdadero), pasamos al 5767, "ain lo raatá", y logramos ver cómo el "ser verdadero trae a la existencia el mundo que es "no [nada]"  frente a su Presencia.

Más en profundidad, ain lo raatá es la realidad del Mundo por Venir que esperan los justos auténticos, tzadikei haemet, que le dicen a Dios, como acostumbraba decir el Admur Hazakén, "no me importa este mundo ni el mundo venidero, sólo me importas Tu y nada más", abrazando al Rey del universo con amor.

Más profundamente, el Mundo por Venir de aquellos que sienten de esta manera está a un nivel de "ain lo raatá", donde se "ve" que el "no" tiene una existencia verdadera, "kelo jashiv", y toda su finalidad es para elevarse a partir de él para aferrarse sólo al Rey.

Para poder entender esto más profundamente traeremos la conocida  historia de nuestro maestro el Baal Shem Tov, quien cierta vez le aseguró a una pareja que le pidió su bendición para tener hijos, que iban a tener un hijo. Sabemos que todo milagro es una violación de las leyes de la naturaleza que Dios creó y no quiere que sean violadas, por lo que salió una voz del cielo declarando que por cuanto alteró el orden de la Creación del universo en contra del decreto celestial, no tendría parte del Mundo por Venir.

El Baal Shem Tov se alegró grandemente porque a partir de ahora estaría seguro de que su trabajo sería sólo y exclusivamente en aras de Dios, sabiendo que no recibiría recompensa por sus acciones.

Salió nuevamente una voz de las alturas, diciendo que en mérito de que esto le trajo alegría y por haber aceptado el decreto Divino, entonces volvía a merece el Mundo por Venir.

El Mundo por Venir que se ganó, respecto del que perdiera en primera instancia, es mucho más elevado y fuera de toda comparación, porque si no fuera así tendría que haberse lamentado de haber perdido su virtud y el motivo de su alegría.

Esforcémonos este nuevo año en agregar y profundizar más y más en pnimiut haTorá, el interior de la Torá, la Torá shabatit, en cuyo seno  logramos fortalecernos en la Divinidad hasta el grado de "Elokim zulateja", ser los compañeros que Dios pretende y por su poder degustar un aperitivo del Mundo por Venir en este mundo, cuando el ojo ve el "no".

Por cierto, anhelar el Mundo por Venir desde ahora es necesario para "traer los días del Mashíaj", porque para acercarnos al próximo nivel hay que traerlo de un nivel más elevado aún, y para merecer la época del Mashíaj hay que saborear desde hoy el Mundo por Venir, vakol, mikol, kol, "en todo, de todo, todo".

Percibir la abundancia infinita del Mundo por Venir aún en este mundo nos posibilita influenciar mucho más a todos lo que está en nuestro círculo de acción, a traer los tesoros de donde "ojo no ha visto" , y a fuerza de derrochar estos tesoros "traer los días del Mashíaj".

Con la bendición de que sean inscriptos y sellados para un año bueno y dulce, material y espiritualmente.

Rabino Itzjak Ginsburgh

.

mag1.gif (1839 bytes)
La Dimensión Interior es presentada por  Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las enseñanzas de la dimensión interior de la Torá
en la Tierra de Israel y en la Diáspora tomadas de las enseñanzas del
rabino Itzjak Ginsburgh

  

Busqueda

Mapa
del
Sitio

Novedades

Suscribirse
al
email

Archivos
de
Email
Album
de
Fotos
Próximas
Clases
Acerca
de
Gal Einai
Contactarse
con
Gal Einai
Comprar
Libros y
Casettes
Este sitio se ve mejor con resoluciones de 800x600 y color 16bit. Instrucciones para configurar su resolución
Si tiene dificultades con los signos del castellano, hag click aquí:
Instrucciones para corregir las fuentes