La Dimensión Interior -- Un Portal hacia la Sabiduría de la Cabalá y el Jasidismo
Página
Principal
Conceptos Básicos de Cabalá Pensamiento 
Místico
Judío
Cabalá
y
Vida Moderna
Preguntas
y
Respuestas
Glosario
de
Términos
Audio Interior:
Melodias 
y Lecturas

El Kidush de Shabat

asdf

Cabalá y Jasidut
Historias de Tzadikim

Dos Misiones se Han Completado

Viviendo con el Tiempo

Historias de Tzadikim

El Misterioso Sueño en el Kidush

Tamuz 9, 5774 · 07 de julio 2014 - Por Ierajmiel Tilles

El Shalom Aleijem y e Eishet Jail ya se habían cantado. Las llamas de las velas reflejaban un sol amarillo en el vino rubí de la jarra. Un silencio cayó sobre la sala mientras todos se acercaban a la mesa de Shabat para escuchar al padre recitar el Kidush. El padre tomó una respiración profunda y. . . se quedó dormido en su asiento!
"Tate! Tate! ¡Papá! ¡Papá!" La familia lo llamó. No hubo respuesta. La madre le puso la mano en el hombro y lo sacudió, pero eso no ayudó tampoco. "¡Despierta! ¡Despierta! "Los niños gritaban frenéticamente. Decididamente se había desmayado, los adultos también comenzaron a preocuparse, y alguien corrió a buscar al médico. Cuando vino, a él también le resultó imposible despertarlo de su sueño profundo o entender lo que le había sucedido. Sugirió que lo dejaran dormir la mona. Alguien más tendría que hacer kidush.
El jefe de la familia, un molinero de profesión, no se despertó hasta la mañana. Se quedó asombrado y avergonzado al escuchar lo que había sucedido. Pero el viernes siguiente por la noche volvió a suceder. Y otra vez. Y otra vez. . .
"¡Oh, no! ¡No otra vez!", exclamó el molinero con frustración. Se levantó de su silla, donde se había quedado dormido sobre la mesa de Shabat, y estiró las piernas rígidas. "¿Qué está sucediendo? ¡Nada ayuda! No puedo seguir así. ¡Mañana me voy al rebe!"
Al día siguiente fue a Zijlin, a su Rebe, el Rebe Shmuel Abba, y le contó toda la historia. Estallando en lágrimas, le rogó ser curado de esta extraña aflicción.
"Parece", dijo el Rebe, "que usted ha violado de alguna manera el Shabat, y es por eso que se le impide honrarlo."
El jasid se llegó a poner aún más molesto. "No entiendo. Soy muy cuidadoso con las leyes del Shabat. ¿La violación del Shabat? No me puedo imaginar cómo eso podría haberme sucedido".
Con el corazón destrozado, el judío regresó a su casa. Cuando le dijo a su familia todo lo que le había dicho el Rebe, se sorprendieron. Todo el mundo sabía lo cuidadoso que era en el cumplimiento del Shabat.
Pero entonces, uno de sus hijos mayores tomó la palabra. "Padre, tengo que decirte que las palabras del Rebe revelaron una genuina inspiración Divina, porque, por desgracia, son verdaderas. Un viernes por la noche, cuando estuve despierto hasta tarde, lo vi levantarse en medio de la noche. Evidentemente, todavía estaba medio dormido. Vi que encendió una vela para alumbrar el camino para conseguir un poco de agua, y luego la apagó cuando hubo terminado. A la mañana siguiente, estaba claro que no recordaba lo que había pasado, y no quería avergonzarlo o mostrarle falta de respeto, nunca dije nada. Pero ahora que el propio Rebe se ha referido a ello, me doy cuenta de que estoy obligado a divulgar lo que vi".
El hombre inmediatamente se puso de nuevo en camino a Zijlin. Le dijo al Rebe lo que su hijo le había informado, y el Rebe le dijo: "Eso es. ¿Cómo puede un judío permitirse olvidar la santidad del Shabat, bajo cualquier circunstancia? Existen dos obligaciones principales hacia el Shabat: "recordar" el Shabat (Éxodo 20:8) y "guardar" el Shabat (Deuteronomio 5:12), de los cuales nuestros sabios nos dicen, fueron declarados por el Todopoderoso 'en una sola expresión. “Recordar” se realiza a través del habla, expresando la santidad del Shabat en las palabras del kidush. “Guardar” es con la mente y el corazón, estar continuamente al tanto de la santidad de Shabat durante todo el día, para que no sea transgredido. Pero usted no pudo "guardar" el Shabat, por lo que ha perdido el derecho a "recordar".
"Por favor, Rebe," sollozó el hombre, "dime cómo arrepentirme. Dame un remedio. Sálvame de esta aflicción insoportable!"
"No hay nada que pueda hacer por usted. El único "remedio" que hay para usted es si es desafiado por una prueba en la observancia del Shabat, y la pasa. Entonces el Shabat se aplacará de su insulto".
Estas últimas palabras le hacen al jasid sentirse un poco mejor. Confió en el Rebe y decidió enfrentarse al juicio, no importa lo que sea.
Poco después llegó una citación de su poritz, el noble de quien arrendó su molino a cambio de una renta anual y un porcentaje de sus ingresos. Este último le informó que tenía previsto ampliar en gran medida la capacidad de la fábrica de harina, y que a fin de recuperar la gran cantidad de dinero que tendría que invertir, sería necesario que a partir de ahora el molino funcione los sábados también.
"Eso es imposible", el judío declaró con firmeza. "Yo sólo trabajo seis días, nunca en Shabat."
"Oh, vamos," dijo el noble, "Los conozco a ustedes los judíos. Puedes eludirlo si quieres. Me enteré de que un Rebe puede hacer algún tipo de contrato por el que tú puedes quedarte en tu casa, pero el molino permanece abierto y no pierdo la renta".
"Yo nunca he empleado una indulgencia como esa en relación con el Shabat, y nunca lo haré," declaró el molinero firmemente.
El noble levantó la voz. "¡Necio obstinado! Te voy a dar los dos meses que se tarda en completar las renovaciones para comenzar a operar el molino el sábado. Si no lo haces, te echo fuera."
El poritz cumplió su amenaza y desalojó al molinero. Despojado de sus ingresos, él y su familia pronto cayeron en tiempos difíciles. Incluso se hizo difícil conseguir los alimentos básicos para los niños. Lo que es más, su "enfermedad de Shabat" aún lo aquejaba. Pero el jasid persistió en su determinación de no abandonar el Shabat de nuevo.
Mientras tanto, el propietario de la fábrica había completado la expansión de la planta, y había encontrado a un gerente que estaba dispuesto a trabajar una semana de siete días. Pero desde el principio no funcionó. Comenzaron a ocurrir accidentes inusuales, y surgieron todo tipo de problemas. Se acumularon enormes pérdidas. La situación era extraña, y todo el mundo se dio cuenta de ello.
El noble se vio obligado a admitir que sus problemas debían estar conectados a haber arruinado el sustento del molinero judío. Así que envió a su antiguo inquilino y, después de revelarle la desesperada situación de la fábrica, se ofreció a arrendárselo a él como antes.
"¿Y qué hay de mi Shabat", preguntó el jasid.
"Mira", le respondió, "después de todos los problemas inusuales y las fuertes pérdidas, me doy cuenta de que Di-s está con vosotros. Haz lo que creas correcto.
Así que el judío regresó a la fábrica, y pronto fue bendecido con más éxito de lo que jamás había tenido. Además, al mismo tiempo su aflicción desapareció, tal como el Rebe le había dicho. Pero incluso con su nueva riqueza, el recitado del kidush el Shabat por noche seguía siendo su mayor placer.
Nota biográfica:
Rabí Shmuel Aba Żyjliński (1809-1879) fue discípulo del conocido maestro jasídico Rebe Simjá Bunim de Peshisja, y posteriormente, un Rebe por propio derecho con un gran número de seguidores.

mag1.gif (1839 bytes)
La Dimensión Interior es presentada por  Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las enseñanzas de la dimensión interior de la Torá
en la Tierra de Israel y en la Diáspora tomadas de las enseñanzas del
rabino Itzjak Ginsburgh

  

Busqueda

Mapa
del
Sitio

Novedades

Suscribirse
al
email

Archivos
de
Email
Album
de
Fotos
Próximas
Clases
Acerca
de
Gal Einai
Contactarse
con
Gal Einai
Comprar
Libros y
Casettes
Este sitio se ve mejor con resoluciones de 800x600 y color 16bit. Instrucciones para configurar su resolución
Si tiene dificultades con los signos del castellano, hag click aquí: Instrucciones para corregir las fuentes