La Dimensión Interior -- Un Portal hacia la Sabiduría de la Cabalá y el Jasidismo
Página
Principal
Conceptos Básicos de Cabalá Pensamiento 
Místico
Judío
Cabalá
y
Vida Moderna
Preguntas
y
Respuestas
Glosario
de
Términos
Audio Interior:
Melodias 
y Lecturas

 

Cabalá y Jasidut
Historias del Baal Shem Tov
Rabino Itzjak Ginsburgh

EL CONTADOR REAL

[Relacionado al inventario de los utensilios del Santuario, de la parashá de la semana]

Había una vez tres hombres, Reb Ezriel, Reb Anshel, y Reb Eliezer, que eran socios en un negocio. Ezriel compró plumas y pieles de Rusia y Anshel compró mercancía similar de Galicia. El tercer socio, Eliezer, que era el hijo de Rabí Shalom, el Rebe de Belz, organizaba las finanzas de sus empresas y llevaba los libros, auditando todos los gastos e ingresos de sus diversas operaciones. 

Durante mucho tiempo todo fue bien. Pero por alguna razón desconocida, Ezriel y Anshel le preguntaron a Eliezer si podían examinar los libros. "Nos gustaría saber cómo van las finanzas", dijeron. Para su sorpresa Eliezer se negó a mostrarles los libros de contabilidad. Sus dos socios decidieron ir con su queja a su padre, el Rebe de Belz, y para ver si arbitraba en el asunto. "No puedo ser el juez," Le dijo el Rebe a los hombres, "porque yo soy el padre del acusado y por lo tanto estoy descalificado para juzgar ".

"De todas maneras", los dos socios le aseguraron, "confiamos en su decisión a pesar de que tienes un interés en el asunto." "Muy bien", dijo el Rebe, "pero ahora ya es tarde, estamos justo antes de Minjá y no hay tiempo suficiente para escuchar todos los detalles. Por ahora, déjame contarte rápidamente una historia que se relaciona con esta situación:"

Había una vez dos hermanos, uno rico y otro pobre. El hermano rico tenía una hija que estaba en edad de casarse y el hermano pobre tenía un hijo que era un fino erudito del Talmud de la misma edad. El hermano rico y su hija habían rechazado muchas ofertas anteriores de matrimonio, por lo que la casamentera lo instó a tomar como yerno a su sobrino, el hijo del hermano pobre. El hermano rico y su hija estuvieron de acuerdo y los dos primos se casaron. 
El joven, cuyo nombre era Israel, pronto encontró la vida muy inconfortable bajo el mismo techo que su suegro. Ni su esposa ni su suegro apreciaban su ocupación en el estudio de la Torá y hubieran preferido que se involucrara en los negocios.

 La situación se volvió tan tensa que, en aras de la paz para todos, Israel decidió aceptar un trabajo distante como maestro de Torá. Viajó mucho, a un pueblo aislado, y se convirtió en el tutor de los hijos de un jasid del Baal Shem Tov.

 Algunos meses más tarde, el jasid hizo un viaje para visitar a su Rebe. Justo cuando estaba a punto de partir con un grupo de otros jasidim, Israel le preguntó "¿Puede usted por favor hablarle de mi a su Rebe? Tengo un asunto personal muy difícil, que es para mí una gran carga. Quizás el Baal Shem Tov tenga un consejo para mí." El jasid empleador de Israel, efectivamente, mencionó su nombre al santo Baal Shem Tov, y volvió a casa con un mensaje urgente. "Tan pronto como mencionamos tu nombre al Rebe, este se alteró sobremanera, y nos dijo que te aconseja volver inmediatamente a tu casa. Dijo que se trata de un asunto serio con respecto a tu esposa. ¡Es Extraordinario! Yo ni siquiera sabía que estabas casado."
"Es una historia dolorosa, así que no la compartí contigo", le respondió, y luego le preguntó con escepticismo. "¿Cómo sabía de mí el Baal Shem Tov? ¿Cómo es que hasta sabe que estoy casado?"

"No importa", insistió el jasid, "si el Baal Shem Tov dijo tan firmemente que regreses a casa, debes hacer lo que él dice. Nos dijo que vio en la raíz de tu alma y encontró que había un peligro presente. No te debes retrasar, sal de inmediato."

"¿Cómo puedo volver a casa?" respondió Israel. "Todas mis pertenencias están aquí y, además, no tengo nada de dinero para el viaje."

Cuando los jasidim del lugar escucharon la historia, contribuyeron de inmediato con fondos para contratar una carreta y un conductor para llevar a Israel a casa. Incluso ayudaron a Israel a reunir sus pocas pertenencias y cargar el carro. 

"¿Qué estoy haciendo?" pensó para sí mientras el carro saltaba a lo largo del camino de tierra. "Quizás los jasidim sólo estaban tratando de deshacerse de mí. Si ni siquiera mencionaron mi nombre al Baal Shem Tov, ¿cómo iba a saber de mí?" Tales dudas llenaban su mente mientras viajaba. Hasta pensó detener el carro y volver, pero las palabras apremiantes del Baal Shem Tov lo perturbaban demasiado.

 Finalmente llegó a su ciudad natal. Cuando el carro se detuvo frente a su casa, vaciló. Finalmente se armó de valor para llamar a la puerta. Un extraño hombre abrió la puerta. "¿Qué quieres?" preguntó el hombre. "¿Está la mujer de Rev Israel en casa?" "Ya no es la esposa de Rev Israel, y ella ya no vive aquí. De hecho, ella está planeando casarse en dos días."

Israel se sorprendió. Nunca se había divorciado de su esposa. ¿Cómo podía volver a casarse? Ahora entendía la urgencia de las palabras del Baal Shem Tov. 
Lo primero que tenía que hacer era evitar que su mujer se case con otro hombre. ¿Pero cómo? Angustiado, se fue a la sala de estudios de Torá local y se sentó a pensar. 
Momentos después, oyó a varios de los mendigos locales que hablan de la inminente boda. "No puedo esperar por la fiesta, sin duda será fastuosa, porque el padre de la novia es un hombre muy rico."

Israel entonces supo lo que tenía que hacer. Se dirigió de inmediato a la casa del rabino de la ciudad, relató su historia, insistiendo en que él nunca había enviado el get, el documento de divorcio a su esposa.

El rabino de la ciudad se acordó de Israel y le creyó. "Por favor, quédate aquí mientras yo voy de tu suegro a discutir este asunto."

Resultó que el suegro de Israel había sido engañado por un darshan ambulante [un expositor público de las enseñanzas de la Torá] sin escrúpulos.

El darshán había llegado a la ciudad y se dio cuenta de la gran desesperación del hombre rico, porque su hija había sido abandonada por su marido. Así que se acercó al padre de la joven y le dijo: "En mis viajes, he conocido a su yerno y nos hicimos amigos. Estoy seguro de que puedo conseguir que se divorcie de su hija. Sólo dame un poder notarial para actuar en tu nombre y en el de tu hija y me encargo de todo."

“¡Eso sería maravilloso! Ten por seguro de que te pagaré muy bien por tu amabilidad," le dijo el hombre rico al darshán.

El darshán viajó rápidamente a otra pequeña ciudad a cierta distancia donde no era conocido. Allí encontró a tres hombres de cuestionable honestidad que estaban dispuestos a colaborar con su astucia a cambio de un beneficio.

 El darshán, acompañado de sus tres nuevos compañeros, luego fueron a una corte rabínica en otra ciudad, alegando que había reconocido a un hombre en la posada local que era buscado por abandonar a su esposa. "Su nombre es Israel y se niega a darle el divorcio a su esposa. Su padre me ha pedido que le obligue a darle divorcio a cualquier precio.”

Los rabinos de la corte fueron convencidos por la historia del darshán. Tenían detenido al hombre de la posada, que era uno de los tres conspiradores, y lo llevaron ante ellos. Después de alguna 'persuasión', el hombre admitió que él era el marido que había abandonado a su esposa. Entonces, los dos testigos falsos -los otros dos conspiradores- fueron llevados a declarar que ellos también sabían que el hombre era el presunto Rev Israel, el marido fugitivo de la hija del hombre rico.

 El Beit Din 'logró' obtener el consentimiento de este Israel de preparar un guet, un documento de divorcio, que le dieron al darshán, después de que él les mostró el poder del hombre rico y su hija, que llevaba consigo.

El darshán regresó a donde el hombre rico con el preciado comprobante del divorcio. "¿Cómo puedo pagar por todos sus esfuerzos?" Le preguntó el hombre rico. 
"No quiero nada de dinero", dijo el darshán. "Sólo estaba haciendo un acto de bondad. Sin embargo, apreciaría la oportunidad de presentar a un joven aceptable para tu hija. Eso es todo lo que pido."

Sucedió, que ese joven aceptable acabó siendo el hijo del darshan, y causó una impresión favorable en la familia. Se  fijó la fecha de la boda y se hicieron los planes.

Una vez que el verdadero Israel habló con el rabino del pueblo, este  acompañado por la policía local, se dirigió a la casa del hombre rico. El rabino explicó la historia de Israel y acusó al darshán y su hijo de fraude. Los policías se llevaron rápidamente a las dos sinvergüenzas a la cárcel.

El hombre rico estaba avergonzado por haber sido engañado, pero era muy feliz de que el complot hubiera sido frustrado a tiempo. Su hija expresó su profundo pesar por su comportamiento desamorado hacia Israel, y le rogó que siga siendo su marido.

"En efecto", concluyó el Rebe de Belz, "luego de todo esto vivieron felices. Pero ¿entienden por qué les conté esta historia?" Preguntó a los dos hombres que estaban delante de él. 
"Tú, Rev Anshel, y tú, Rev Ezriel, fueron los dos testigos falsos y mi hijo Eliezer fue Israel en una vida anterior. Sus almas están en deuda con la suya por la vergüenza y la incomodidad que sufrió. Mi consejo es que aumenten su parte de las ganancias y estoy seguro de que les mostrará los libros.

"Y así fue.” 


Fuente: Adaptado por Ierajmiel Tilles de una traducción de Tzvi Meir HaCohen Cohn, basado en una historia en Sipurei Iaacov, trasladada en Historias del Baal Shem Tov, de I. I. Klapholtz y publicada en el sitio de internet de Cohn, www.baalshemtov.com

Notas Biográficas:

Rabi Sar-Sholom [Rokeaj] de Belz [1779-27 Elul 1855] fue el primer Rebe de la dinastía jasidica Belz. Fue el Rebe principal de la judería de Galitzia, y tuvo decenas de miles de jasidim. Sus enseñanzas fueron recopiladas en la obra Dover Shalom.

Rabi Israel ben Eliezer (18 Elul 1698-6 Sivan 1760), el Baal Shem Tov ["Amo del Nombre Bueno"], una figura única y seminal en la historia judía, reveló el movimiento jasídico y su propia identidad como una persona excepcionalmente sagrada, en su 36 año de nacimiento, el 18 de Elul de 1734. No escribió libros, aunque muchos libros reclaman contener sus enseñanzas. Kehot Sudamericana tiene hermosos libros del Baal Shem Tov.

El Rabino Itzjak Ginsburgh profundizó en las historias del Baal Shem Tov, aportando su visión cabalística en su estilo único, y fueron publicadas por Editorial Gal Einai en hebreo. Su traducción al español quiera Dios podamos poner pronto a vuestra disposición.

 

 
mag1.gif (1839 bytes)
La Dimensión Interior es presentada por  Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las enseñanzas de la dimensión interior de la Torá
en la Tierra de Israel y en la Diáspora tomadas de las enseñanzas del
rabino Itzjak Ginsburgh

  

Busqueda

Mapa
del
Sitio

Novedades

Suscribirse
al
email

Archivos
de
Email
Album
de
Fotos
Próximas
Clases
Acerca
de
Gal Einai
Contactarse
con
Gal Einai
Comprar
Libros y
Casettes
Este sitio se ve mejor con resoluciones de 800x600 y color 16bit. Instrucciones para configurar su resolución
Si tiene dificultades con los signos del castellano, hag click aquí: Instrucciones para corregir las fuentes