La Dimensión Interior -- Un Portal hacia la Sabiduría de la Cabalá y el Jasidismo

 

 

UNIVERSIDAD DE LA TORÁ

PSICOLOGÍA

adsf

 

 

LA UNIVERSIDAD DE LA TORÁ
ESCUELA DE PSICOLOGÍA TORAT HANEFESH

VERSION PDF

Protegiendo nuestra Cordura

Adaptado de una clase de Rabi Ginsburgh sobre Torá y Psicología, Chile, 5769

Ofidiofobia (miedo a las serpientes)
Rosh Hashaná es el día en que Dios creó a Adam Y Javá, y justo ese mismo día pecaron. Fueron seducidos por la serpiente para que crean que comiendo del fruto prohibido serían como Dios.
El veneno de la serpiente afecta la mente de sus víctimas al contaminarlas con delirios de grandeza.1 Mientras que la ofidiofobia (el miedo a las serpientes) es un miedo que ha sido muy bien documentado, nuestra aprehensión a la serpiente que reside profundo en el interior de nuestra psiquis necesita ser desarrollado aún más.
Dicen los sabios: “nadie comete un pecado a menos que entre en él un espíritu de locura [es decir, una locura temporaria]”.2 Cuando uno pierde la cabeza [su mente] o pierde de vista los resultados de sus acciones, se abre la posibilidad del pecado. Mientras estemos verdaderamente conscientes de las implicancias y las consecuencias de nuestras acciones, no nos permitiremos nunca trasgredir.
Rosh Hashaná – Nuestro Suero Antiofídico Natural
En la extensa plegaria de Musaf que decimos en Rosh Hashaná, hay sólo tres únicas bendiciones. Estas tres bendiciones incluyen diez versos que expresan nuestra coronación de Dios como Rey (מַלְכוּיוֹת , maljuiot), diez versos en los cuales le pedimos a Dios recuerde nuestros méritos (זִכְרוֹנוֹת , zijronot) y finalmente, diez versos que mencionan el sonido del shofar (שׁוֹפָרוֹת , shofarot), el cuerno de carnero que anunciará la redención final.
Coronación de Dios: Nos enseña el Talmud que todo el cuerpo sigue la conducción de la cabeza. El asiento de las facultades mentales que son más susceptibles al veneno de serpiente. Como Rosh Hashaná es la cabeza del año, también gobierna a todo el año que le sigue. Al dejar atrás todos nuestros grandiosos pensamientos de omnipotencia, podemos coronar entonces al verdadero Rey de Reyes omnipotente en Rosh Hashaná. Teniendo esto en mente, podemos asegurarnos que todo el año que tenemos por delante esté libre de pecado.
Día de Recordación: Rosh Hashaná es el Día de Recordación (יוֹם הַזִכָּרוֹן ) cuando le pedimos a Dios que nos recuerde sólo por nuestros méritos. Como todo lo que le pedimos a Dios también depende de nuestros esfuerzos desde abajo, Rosh Hashaná también debe ser asociado con nuestros propios recuerdos. Lo primero que debemos recordar es a nuestro Creador, que crea al mundo en Rosh Hashaná, como decimos en nuestras plegarias: “Hoy fue creado el mundo”.3 Además, en Rosh Hashaná no se nos permite mencionar al pecado en absoluto,4 por eso es una buena época para recordar nuestros buenos puntos.5 Desde un punto de vista físico, Rosh Hashaná, el día de Recordación, es el momento más auspicioso para neutralizar el veneno de la serpiente que ataca a nuestra cordura, un ataque que a menudo ocasiona una pérdida de la memoria.
Shofar: “Suene el shofar en el [nuevo] mes”.6 Los sabios interpretan la palabra “nuevo mes” (בַּחֹדֶשׁ , bajodesh) como “renueven sus acciones”, y shofar (שׁוֹפָר ) es de la misma raíz que “mejoren”.7 Renovarnos y mejorarnos al inicio del año, neutraliza los efectos de estar estancado en una rutina espiritual conducida por la serpiente.
Para agregar un pensamiento final: cuando reflexionamos que la palabra hebrea para año (שָׁנָה , shaná) comparte la misma raíz que “cambio” (שִׁינוּי , shinui), el nombre de esta Cabeza de Año (ראֹש הַשָׁנָה , Rosh Hashaná) que inspira respeto toma un nuevo significado de “cambio de mentalidad”.
Efectivamente, Rosh Hashaná es una auspiciosa época para el cambio espiritual, renovar y mejorar nuestra mentalidad, y el antídoto perfecto para prevenir la declinación psicológica que lleva al pecado.

1 Ver: Cuerpo, Mente y Alma, “El Miedo a la Serpiente”, donde se nota que el miedo a la serpiente es el miedo a la locura. Al sobreponernos a la maldad de la serpiente en Rosh Hashaná, ameritamos la revelación del Mashíaj (מָּשִׁיחַ ), la serpiente sagrada (נָחָשׁ , najash), que comparten el mismo valor numérico 358.

2 Sotá 3a

3 De las plegarias de Rosh Hashaná después de tocar el shofar.

4 Ver Shuljan Aruja Harav, Oraj Jaim, 548:2

5 Ver la carta abierta del Rebe al Pueblo judío en la prensa, Elul 5718

6 Salmos 81:4

7 Vaikrá Rabá 29:6

Sucot : El Festival de la Alegría que cura el trastorno bipolar

VERSION PDF

Sólo unos días después de Iom Kipur llegamos a la alegre festividad de Sucot.1 Las tres fiestas de peregrinación mencionadas en la Torá son ocasiones alegres, pero el verbo “alegría” (שׂמח , sameaj) se repite sólo en cuanto a Sucot.2 El hecho de que Sucot merezca una orden triple de alegrarse3 indica que la alegría de Sucot es más elevada que la de los otros festivales mencionados en el Pentateuco.4 Por esta razón, en nuestras oraciones llamamos a Sucot “el tiempo del nuestra alegría” (זְמַן שִׂמְחָתֵנוּ , zman simjateinu).
La Celebración del Agua
Comenzamos a mencionar a la lluvia en una oración especial que se recita en el octavo día de Sucot, la festividad de Sheminí Atzeret, con la esperanza plena de que Dios nos conceda la lluvia durante toda la temporada de invierno y se sacie la tierra con un abundante suministro de agua. Si bien todo el año se vierte vino en el altar, en Sucot, además del vino se vierte agua.
El agua era extraída del manantial Gijón que fluye bajo el Monte del Templo, y era traída al Templo. La alegre procesión que llevaba el agua y sus celebraciones posteriores continuaban toda la noche, todas las noches del festival en el patio del Templo Sagrado.
Los sabios nos enseñan que la alegría experimentada en el Templo durante esas celebraciones era tan grande, que quien no los vivió nunca experimentó verdaderamente la alegría en su vida.5 Las alegres ceremonias de llevar el agua eran de hecho un momento particularmente propicio 6 De hecho, el profeta Jonás, cuyo libro se lee en Iom Kipur, recibió su profecía mientras se regocijaban en el Templo en Sucot.7
La cura perfecta
Como la alegría de Sucot está en contradicción con el temor experimentado en Rosh Hashaná y Iom Kipur, el alma experimenta los dos extremos de asombro y alegría en una rápida sucesión. En el trastorno bipolar, el delicado equilibrio entre el asombro y la alegría se altera, y los altos y bajos están totalmente fuera de proporción a las emociones normales. Los síntomas son tales que quien la padece es susceptible de experimentar una relación distorsionada con la realidad en los momentos de excitación irrestrictos o llegar a ser peligrosamente suicida en los bajones extremos.
En Cabalá, la metáfora que describe el delicado equilibrio entre los altos y los bajos de la vida son las palabras de la novia Divina en relación con su novio: “Su mano izquierda sostiene mi cabeza, y su derecha me abraza”.8 La mano izquierda debajo de la cabeza se relaciona con la expulsión del mal que se lleva a cabo en Rosh Hashaná y Iom Kipur, mientras que la mano derecha nos acerca en la alegre celebración de Sucot.
Volviendo del abismo

La primera etapa de los Días del Temor, cuando somos juzgados en cuanto a la suerte que nos tocará durante el próximo año, anula nuestro ego y nos pone en un estado adecuado de humildad. Como se dice explícitamente en el punto culminante de nuestras oraciones durante los Días de Temor, Dios decide: “Quién vivirá y quién morirá... quién será derribado y que será elevado.” (מִי יִחְיֶה וּמִי יָמוּת ... מִי יֻשְׁפַּל וּמִי יָרוּם ).9
Sin embargo, aun cuando esos días suprimen nuestro ego, al igual que la mano izquierda del novio, también sostienen al mismo tiempo nuestra cabeza (las facultades intelectuales) de debajo. Esto indica que Dios nunca nos deja caer completamente en el abismo de la desesperación, sino sólo desea que nos rectifiquemos a través de nuestro retorno de corazón a Él, un proceso consciente que se inicia en la mente.
Sucot sigue rápidamente como la mano derecha que nos abraza, lo que resulta en una experiencia de cercanía a Dios. Esto eleva las emociones espirituales desde la extrema caída de la autoanulación y la humildad, a la altura extrema del éxtasis y el retorno gozoso de Dios. Esta moneda de dos caras es la contrapartida positiva de la experiencia bipolar y por lo tanto la cura perfecta para equilibrar y curar esa enfermedad.
Adaptado de la clase del rabino Ginsburg sobre Torá y Psicología, Chile, 5769

1 Iom Kipur es el día del Temor, Sucot es el momento de la alegría. Los cuatro días entre Iom Kipur y Sucot permiten la transición espiritual entre estos dos polos opuestos.

2 Esta palabra no aparece en absoluto en Pesaj, y sólo una vez en Shavuot.

3 Levítico 23:40, Deuteronomio 16:14, ibid. v 15.

4 En Purim llegamos a un nivel aún más alto de la alegría. Sin embargo, Purim es una fiesta instituida por los rabinos y no una de las tres fiestas de peregrinación mencionadas en la Torá.

5 Sucá 51b.

6 Ibid 50b. Véase también Maimónides, Hiljot Iesodei Hatorá, 7:4, que la profecía sólo puede lograrse a través de la alegría.

7 Sucá 50b.

8 El Cantar de los Cantares 2:6.

9 Del Unetane Tokef , poema litúrgico recitado en la repetición de la oración de Musaf de Rosh Hashaná y Iom Kipur.

Simjat Torá: Una dosis final de Alegría que Cura el Trastorno Bipolar
La turbulenta travesía de Ioná1

Como se mencionó en nuestro artículo anterior sobre Sucot, el profeta Ioná recibió su profecía en mérito de su exuberante alegría durante las celebraciones de la extracción del agua en el Templo.2 Sin embargo la profecía que recibió lo arrojó en un vuelo de depresión maníaca como veremos el texto de los versos:
Al principio, Dios le dijo que continuara en su ascenso hacia arriba diciéndole: "Levántate y ve a la gran ciudad de Nínive”, y de hecho, ioná parece responder en consecuencia: "Y Ioná se levantó..."3 Sin embargo, inmediatamente se hizo evidente que el ascenso espiritual de Ioná no tenía fuerza suficiente para elevarlo mucho más "y Ioná se levantó para huir de delante de Dios, y descendió a Iafo." De hecho, el verbo "descender" (ירד , iarad) aparece dos veces más en el primeros versículos del libro de Ioná, seguidos de cerca por el verbo "dormirse" (לְהִירָדֵם , lehiradem). Esto sugiere un nuevo intento de caer en el olvido, sobre todo teniendo en cuenta que "descender" (ירד , iarad) y "dormirse" (לְהִירָדֵם , lehiradem) comparten la misma raíz de dos letras (רד , red)! De hecho, el capítulo continúa con numerosas apariciones de los verbos "lanzó" (הטיל , hitil), como en "Y Dios lanzó un gran viento"4 y "arrojar [mucho]" (הפיל , hipil), como en "y arrojaron muchos"5, que sugieren que el propio Ioná fue arrojado a un descenso tumultuoso. Ioná después describe su propio descenso, desde el vientre del gran pez que lo tragó vivo en las profundidades del océano, "desde el vientre del sepulcro clamé... y Tú me has arrojado en el más profundo del corazón de los mares... la profundidad me rodeó... A la profundidad de la montaña descendí... pero Tú sacaste mi vida del infierno".6
Después de la plegaria de todo corazón de Ioná, comenzó a subir de nuevo, cuando Dios le repitió su profecía "Levántate y ve a la gran ciudad de Nínive".7 Esta vez, Ioná completó su misión "Y Ioná se levantó y fue a Nínive..."8 Sin embargo, después de haber completado su misión Ioná fue una más vez arrojado a una turbulencia emocional, en los diferentes eventos que Dios le envió. Tal fue la magnitud de su sufrimiento psicológico que incluso expresó su preferencia por la muerte antes que la vida.9

Expresar Agradecimiento por Triunfar sobre la Bipolaridad
Un versículo de la Torá que expresa la sensación de la depresión maníaca o trastorno bipolar, que se refleja en los estados alternados de conciencia de Ioná es, "Se elevaron al cielo y descendieron al abismo".10 Este verso aparece en el salmo del que aprenden los sabios los cuatro tipos de personas que deberían traer una ofrenda de acción de gracias al Templo.11 Uno de estos cuatro es alguien que viajó en el mar, y se salvó del peligro de ahogarse cuando se desató una tormenta.
El símbolo de un barco que sube y baja en un océano tormentoso, en peligro de romperse, es particularmente relevante para la historia de Ioná. El se encontró precisamente en esa situación! Asociamos este versículo con los altos y bajos del trastorno bipolar, ya que, como hemos visto ahora, parece que el propio Ioná experimentó una forma de ese trastorno.
Despegar y aterrizar de forma segura
El último día de la festividad de Sucot es Simjat Torá, cuando nuestra alegría llega a su clímax. Sin la contención de los límites de la sucá, y sin las restricciones por los límites establecidos por cualquier mitzvá en particular, expresamos nuestro amor a Dios bailando con Su Torá con un júbilo puro e inalterado.
En Simjat Torá tenemos la oportunidad de elevarnos de lo mundano por nuestros propios esfuerzos,12 simbolizado por elevar las piernas por encima del suelo en la danza. Sin embargo, al igual que cuando bailamos aterrizamos sanos y salvos en la tierra, así también después de Simjat Torá aterrizamos a salvo en la realidad una vez más. Simjat Torá nos permite experimentar el mayor de los altos espirituales en pureza y santidad.
A pesar de que Simjat Torá manifiesta una forma más elevada de alegría que en los días anteriores de la festividad de Sucot, es todo en medio del contexto de los Días Solemnes. El mensaje de Simjat Torá es, entonces, que podemos llegar a extremos altos y bajos sin volvernos maníacos o depresivos. En contraste con los efectos adversos del trastorno bipolar, la totalidad de Sucot representa la versión sagrada de la bipolaridad. Como Simjat Torá nos permite alcanzar los máximos extremos con seguridad, este día del año representa la cura definitiva y el remedio para la versión profana e insalubre del trastorno bipolar relatado en los anales de la psicología.

Adaptado de la clase del rabino Ginsburg de Torá y Psicología, Chile, 5769

1 Como empezamos a meditar desde Rosh Hashaná, cada festividad supone un método de curación de una enfermedad psicológica específica.

2 Sucá 50b.

3 Ioná 1:3.

4 Idem 1:4

5 Idem 1:7

6 Idem 2:3-7

7 Ibid 3:1

8 Idem 3:2

9 Véase capítulo 4

10 Salmos 107:26

11 Maimónides, Hiljot Berajot 10:8

12 En Simjat Torá que son capaces de alcanzar el nivel de la alegría supraracional que se logra en última instancia en Purim.

 

 

mag1.gif (1839 bytes)
La Dimensión Interior es presentada por el Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las enseñanzas de la dimensión interior de la Torá en la
Tierra de Israel y en la Diáspora tomadas de las enseñanzas del rabino Itzjak Ginsburgh shlita
;