La Dimensión Interior -- Un Portal hacia la Sabiduría de la Cabalá y el Jasidismo
Página
Principal
Conceptos
Básicos de
Caba
Pensamiento 
Místico
Judío
Cabalá
y
Vida Moderna
Preguntas
y
Respuestas
Glosario
de
Términos
Audio Interior:
Melodias 
y Lecturas
 


La Perashá de la Semana - Libro Bereshit - Génesis

Follow galeinaies on Twitter

Vaiejí

Libro de Bereshit

PARASH Á VAIEJÍ - "Y vivió"

si no ve bien las fuentes puede descargar la versión word o PDF

DE LA REPRIMENDA A LA BENDICIÓN
De un shiur del rabino Itzjak Ginsburgh, 7 de Tevet 5772

dfg

En Parashat Vaiejí, “Y vivió”, Iaacov reúne a sus hijos para hablar con ellos antes de su muerte. Aunque la alocución de Iaacov normalmente se conoce como las bendiciones que dio a sus hijos antes de su muerte, sus primeras palabras no suenan para nada como una bendición. De hecho, las primeras tres tribus sufren una severa reprimenda de Iaacov. Él le dice Rubén, "Inmanejable como el agua, no serás privilegiado", es decir, a causa de su pecado impetuoso has perdido todos los privilegios que tenías derecho como hijo primogénito. Iaacov se dirige entonces a Shimón y Leví, diciendo: "Los instrumentos robados son sus armas. Que mi alma no entre en su consejo... maldito su furor porque es poderoso, y su enojo, porque es duro. Voy a separarlos de Iaacov, y los esparciré por Israel".
Al escuchar cómo su padre decidió comenzar su discurso a sus hermanos mayores, es comprensible que Iehudá, el cuarto hijo de Iaacov, no se atreva a acercarse a Iaacov y recibir su parte; Iehudá es plenamente consciente de que hay una buena razón para que Iaacov lo reproche a él como sus hermanos. Como Rashi comenta: "Porque [Iaacov] reprendió a los primeros con su reprimenda, Iehudá comenzó a retroceder hasta que Iaacov lo llamó de nuevo con palabras de apaciguamiento; ‘Iehudá, no eres como ellos’”, lo que implica que a partir de ahora ya no hay más reprimenda sino sólo bendición.
Sin embargo, los sabios nos enseñan que en realidad Iaacov bendijo a todos sus doce hijos, como el verso final subraya: "Todos éstos fueron las doce tribus de Israel, y esto fue lo que su padre les dijo, y los bendijo; a cada uno de acuerdo con su propia bendición los bendijo.” Rashi también se detiene en este punto: “¿Podría ser que él [Iaacov] no bendiga a Reubén, a Shimón y a Levi? El versículo nos enseña que: "los bendijo", dando a entender a todos ellos.” ¿Cuál era entonces la bendición con que Iaacov bendijo a Reubén, a Shimón y a Levi?
Se podría explicar que, además de la reprimenda documentada en el texto de la Torá, Iaacov añadió una bendición indocumentada a las tres primeras tribus. Sin embargo, esta explicación es poco plausible, y es más probable que Rashi quiera decir que todas las bendiciones están en realidad escritas allí mismo, en la Torá. Todo lo que tenemos que hacer es leer entre líneas, y podremos encontrar la bendición en los propios versos.
La bendición dentro de la reprensión
La verdad es que la bendición está oculta dentro de la misma reprimenda. En primer lugar, la motivación interna de un verdadero reproche es un "gran amor". Este es el caso de un padre amoroso, y también es cierto para el mismo Todopoderoso, quien nos reprende con amor, como lo encontramos en Proverbios; "Porque al que Dios ama, lo reprende, como un padre que cuida a su hijo.” El Malbim explica que "reprender es una señal de amor.” Los padres que aman saben que deben reprender a sus hijos para su propio beneficio, con el fin de educar y perfeccionar sus formas. Esto significa que la reprensión es la expresión externa de amor, como en la traducción literal del versículo: "Mejor es una reprensión revelada [cuando se trata] de un amor oculto."
Esta idea se alude en la palabra "reprimenda" (תּוֹכָחָה , tojajá), cuya primera sílaba significa "dentro" (תּוֹךְ , toj) y cuya segunda sílaba (חָה , ja) tiene un valor numérico de 13, igual que "amor" (אַהֲבָה , ahavá), lo que implica que reprender con buenas intenciones está lleno de amor. Por el contrario, los padres que no reprender a sus hijos para nada sólo les causan daño, como lo vemos en la negligencia del rey David al reprender a su hijo, Adoniá: "Su padre nunca le molestó diciendo: "¿Por qué hiciste eso?"
Desde un punto de vista más profundo, el Jasidismo enseña que hay dos niveles de bendición. Las bendiciones normales son visibles y se habla de ellas abiertamente en público, pero hay bendiciones especiales que deben permanecer ocultas, incluso ocultas dentro de duras palabras de crítica. Una bendición oculta en realidad emana de una fuente superior a la bendición revelada y abierta. Por eso, cuando el Todopoderoso afecta a un individuo con sufrimiento lo debe aceptar con alegría, con el entendimiento de que, de hecho, la aflicción fue causada por la abundancia que emana de una fuente espiritual muy elevada, desde el mundo oculto que no puede ser revelado en nuestro mundo en forma de una bendición.
Como tal, la aflicción es la expresión más profunda de la cercanía de Dios con nosotros, "Feliz es el hombre que Dios aflige." Esta idea no es ciertamente fácil de digerir para la persona que sufre, pero desde un punto de vista objetivo, podemos entender cómo el propio reproche puede ser una bendición, como un padre que dice: "Yo amo tanto a este niño desobediente, pero tengo que regañarlo por sus acciones." Reprender tiene el poder para endulzar los juicios severos de donde emanan, trayendo así bendición infinita.
Una vez más, esto puede ser ilustrado con una alusión numérica. La suma de "bendición" (בְּרָכָה , brajá) y "reprender" (תּוֹכֵחָה , tojajá) es 666, que es 3 veces el valor numérico de la raíz de 3 letras de "bendición" (ברך ). En el verso final de las bendiciones de Iaacov a sus hijos, la raíz "bendecir" aparece exactamente tres veces: "Y los bendijo, a cada uno según su propia bendición los bendijo". Increíblemente, la suma de los tres verbos en este versículo, "[su padre] habló... y los bendijo... los bendijo" (דִּבֶּר… וַיְבָרֶךְ… בֵּרַךְ ) también es igual a 666.
Iehudá, Dan y Asher
En relación con Iaacov bendiciones de sus hijos, el Zohar relata:
Rabí Iehudá y Rabí Iosi estaban sentados un día a las puertas de Lod. El Rabí Iosi dijo a Rabí Iehudá: Hemos visto que Iaacov bendijo a sus hijos con las palabras "y los bendijo", pero ¿dónde está su bendición? Él [el Rabi Iehudá] respondió: Todas estas son las bendiciones que Él los bendijo, como "Iehudá, ahora tus hermanos te reconocerán", "Dan juzgará a su pueblo", "De Asher pan rico", y lo mismo ocurre con todos...”
El Zohar continúa explicando la gran bendición en las palabras de Iaacov a Rubén, Shimón y Leví, como hemos explicado que la bendición está realmente presente en las palabras de reprensión, si sólo se sabe leer los versos correctamente. Sin embargo, tenemos que entender por qué Rabi Iehudá eligió las bendiciones de estas tres tribus, en particular, para ilustrar que son es con todas las bendiciones. Podría haber mencionado cualquiera de las otras tribus que también recibieron bendiciones excepcionales.
Podemos explicar la elección de Rabi Iehudá de una forma directa al señalar la ubicación de estas tres tribus en el pectoral del Sumo Sacerdote. El pectoral consistía en cuatro filas, cada una con tres piedras preciosas, que crow, Dan, Naphtali and Gad, and the fourth row, Asher, Joseph and Benjamin.">La primera fila de tres gemas correspondía a Reubén, Shimón y Leví, la segunda fila de Iehudá, Isasjar y Zebulún, la tercera fila a Dan, Naftalí y Gad y la cuarta fila a Asher, Iosef y Biniamín. La lógica detrás de este orden sigue el orden del parto de las cuatro esposas de Iaacov: los hijos de Lea primero según el orden de nacimiento, seguido por los hijos de las concubinas, según su orden de nacimiento y, por último, los hijos de Raquel, que nacieron al final.
Ahora podemos ver que las tres tribus que menciona Rabí Iehudá -Iehudá, Dan y Asher- son las primeras de las tres últimas filas del pectoral y por lo tanto, son los representantes de todas las tribus que recibieron bendiciones explícitas de Iaacov. Obviamente, dado que las tribus que aparecen en la primera fila no recibieron bendiciones explícitas, Rabí Iehudá saltea la primera fila.
La bendición oculta del Mundo de la Emanación
Esta correspondencia con las piedras del pectoral revela otra forma de entender el profundo significado de las bendiciones y los reproches. Cabalísticamente hablando, la coraza de cuatro filas corresponden a los cuatro mundos espirituales: emanación (אֲצִילוּת , Atzilut), Creación (בְּרִיאָה , Briá), Formación (יְצִירָה , Ietzirá) y Acción (עֲשִׂיָּה , Asiá). La fila superior del pectoral, en representación de Reubén, Shimón y Levi, corresponde al Mundo de Emanación. Entonces ahora podemos comprender mejor por qué estas tribus no fueron bendecidas explícitamente. El Mundo de la Emanación Divina es un mundo de bondad absoluta y por eso mismo se encuentra completamente más allá de nuestra percepción. Esas tribus correspondientes al Mundo de la Emanación están tan llenas de una bendición extraordinaria en su origen superior, que cuando descienden a nuestra realidad física, la bendición se vuelve inevitablemente intangible y, en cambio, se experimenta como una dura reprimenda. Sólo los tres mundos inferiores, Creación, Formación y Acción pueden puede manifestar bendición de una manera revelada. Obviamente, el objetivo es que todas las bendiciones se manifiesten de una manera que sea tangible para nosotros y no debería haber ninguna necesidad de ocultarlas con una fachada de reproche. Pero este objetivo sólo se puede completar con la redención final, y justamente ese final quiso revelar a sus hijos cuando les dijo "Reúnanse y les diré lo que les va a pasar al final de los días." Rashi explica lo que significan las palabras de Iaacov: "Él desea revelar el curso de la redención final, pero la Presencia Divina lo abandonó y comenzó a decir otras cosas." Si Iaacov hubiera revelado la redención final, no habría habido necesidad de reprender a sus tres hijos mayores. Pero, puesto que la Presencia Divina lo dejó y la redención final quedó oculta, volvemos a nuestra situación actual en la que es imposible revelar la gran bendición de las almas del Mundo de Emanación. Sin embargo, el verso final revela que, en realidad, todos estamos bendecidos: “a cada uno según su propia bendición los bendijo", una bendición oculta para Reubén, Shimón y Levi y una bendición tangible para todas las otras tribus.

 


Un nuevo capítulo es incorporado a la página web cada semana, y enviado gratuitamente en el Mensaje de Torá semanal de la lista de email de la Dimension Interior.
Suscr
íbase ahora enviando un email a spanish@inner.org. o ingresando su dirección de email en nuestra página de inicio.

mag1.gif (1839 bytes) La Dimensión Interior es presentada por el Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las ense
ñanzas de la dimensión interior de la Torá en la
Tierra de Israel y en la Di
áspora tomadas de las enseñanzas del rabino Itzjak Ginsburgh

 

Busqueda

Mapa
del
Sitio

Novedades

Suscribirse
al
email

Archivos
de
Email
Album
de
Fotos
Próximas
Clases
Acerca
de
Gal Einai
Contactarse
con
Gal Einai
Comprar
Libros y
Casettes
Este sitio se ve mejor con resoluciones de 800x600 y color 16bit. Instrucciones para configurar su resolución
Si tiene dificultades con los signos del castellano, hag click aquí:
Instrucciones para corregir las fuentes
script"> try { var pageTracker = _gat._getTracker("UA-7557238-1"); pageTracker._trackPageview(); } catch(err) {}